jueves, 26 de febrero de 2015

AVAFT Rías Baixas cumple 35 años

Miembros de la asociación posan tras la maqueta de escala H0 en la sede en la estación de Redondela. ©F.J.Gil
Los Amigos del Ferrocarril de las Rías Bajas cumplen 35 años. La asociación inició su andadura el 27 de febrero de 1980 como APAFT: Asociación Pontevedresa de Amigos del Ferrocarril y Tranvías. Empezó siendo un reducido grupo de entusiastas y defensores del ferrocarril y los tranvías. Pioneros en Galicia en la defensa de un medio de transporte seguro, ecológico, sostenible y económico, con un gran arraigo social e histórico. APAFT, nació sin sede propia, aunque al cabo de poco tiempo disponían de un local en un piso de la calle Areal cedido por Lalo Herrero, uno de los socios.

En aquellos primeros años, los asociados se reúnen dos jueves al mes para charlar sobre trenes, proyectar diapositivas y ver películas de temática ferroviaria. Antes de cumplir el primer quinquenio de historia, el número de socios ya es de 28, mayoritariamente de Vigo y Pontevedra, aunque hay miembros de otras localidades de la provincia.

Bielas: la primera revista gallega
En 1983 publica su primer boletín informativo y al año siguiente, en septiembre de 1984 lo hace con la cabecera de “Bielas”, un clásico en el ámbito del asociacionismo ferroviario que se convirtió en la primera revista de una asociación de amigos del ferrocarril de Galicia. Los primeros números eran muy rudimentarios, si los comparamos con la tecnología actual, aunque la palabra más apropiada sería “artesanos”: una máquina de escribir Olivetti, dibujos, caricaturas, fotografías, una fotocopiadora y la grapadora. Luego llegaría la informática y un procesador de textos. En 1986 la asociación pasa a llamarse AVAFT: Asociación Viguesa de Amigos del Ferrocarril y Tranvías, sin perder su vocación territorial más amplia.

Tren especial conmemorativo del 125 aniversario del A Coruña-Lugo.   ©F.J.Gil
En sus primeros números, Bielas manifiesta un alto contenido reivindicativo: en la década de 1980 se producen importantes cierres de líneas y el panorama ferroviario en España se dibuja con luces y sombras que los miembros de la AVAFT ponen sobre el tapete número a número de su publicación. La preservación del patrimonio ferroviario, la irregular modernización, pérdida de servicios…

Entre las más recientes publicaciones, además del Bielas, destacan los monográficos del socio José Cruz sobre el ramal del puerto de Vigo. En esta imagen vemos el acto de presentación en la Autoridad Portuaria, con el presidente de la misma, Ignacio López Chaves a la derecha de Cruz y Juan Gayoso, presidente de AVAFT a la izquierda. ©F.J.Gil
Tras la primera sede, “de prestado”, en la casa de un socio, se consigue finalmente que Renfe facilite un local en Guixar, a la espera de que en la estación que se inaugura en 1987, llena de espacios vacíos, cedan uno para el desarrollo de la actividad asociativa. Nunca llegará tal meta. Renfe deja de prestar el local en Guixar y la AVAFT pasa a tener su sede social en un contenedor, salvo la correspondencia que se envía a la casa del entonces presidente. Pese a ello, asciende el número de socios que ya es de medio centenar.

Pioneros en la Red
Uno de los rasgos característicos de esta asociación es su espíritu pionero. En 1996 será la primera de España en tener página web. Hoy puede parecer una nimiedad, pero no en una época en la que Internet era todavía un lujo minoritario al que se accedía a golpe de módem a una velocidad irrisoria y con coste de llamada local que, por lo general, solía cortarse. ¡Qué lejos están aquellos tiempos, con procesadores 386 y una velocidad que se medía no en Gigaherzios, sino en herzios, con discos duros de veinte o cuarenta megas y el sistema operativo Windows 3.1, que casi nadie utilizaba porque era un coñazo.

Viaje inaugural del Galaico Expreso, tras la comida en la estación de Os Peares. ©F.J.Gil
La segunda mitad de la década de 1990 está llena de actividades y noticias. La primera de ellas, la gestión propia de una sede social. La asociación, que adopta la denominación AVAFT Rías Baixas, adquiere en régimen de alquiler un pequeño local en el apeadero de Os Valos. Durante las obras de remodelación y adaptación a los usos asociativos surge una nueva oportunidad: un piso en la estación de Redondela. Allí se traslada con armas y bagajes, en un espacio amplio con varias estancias, entre ellas una de generosas dimensiones donde se prevé la instalación de las maquetas de H0 y N.




El ambiente de gran cordialidad y camaradería que reina en la asociación es uno de los factores que han hecho posible que AVAFT haya cumplido ya sus primeros 35 años.  ©F.J.Gil


AVAFT Rías Baixas es, en esa época noticia reiteradamente en los medios de comunicación locales y gallegos. Primero, por su participación en la instalación de una maqueta de grandes dimensiones en la estación de Vigo, en la que la asociación colabora con el emplazamiento de una exposición sobre material ferroviario. Luego será la conmemoración del 125 aniversario del ferrocarril Santiago Carril, con un tren de vapor especial, que al llegar a la estación de Redondela sirve de pretexto para inaugurar oficialmente la sede de la asociación. Un acto al que acuden los entonces alcaldes de Redondela, Amado Ricón, y de Vigo, Manuel Pérez, y que quedan impresionados por las obras de construcción de las maquetas ferroviarias que ya están en marcha. Poco después se estrenará para viajeros el ramal del puerto con una composición que hace varias veces el itinerario Náutico-Redondela con un tren de vapor.





Tres instantáneas de los actos conmemorativos del 125 aniversario del ferrocarril Vigo-Ourense. El descubrimiento de la placa en la estación de Empalme, con los presidentes de las dos asociaciones ourensanas y la viguesa al lado del entonces concejal del Concello de Ourense, Enrique Nóvoa Poly, en la foto superior. En el centro, los mismos presidentes descubren la placa en la estación de Vigo ante la Jefa de Estación. En la imagen inferior, momento de diversión en el parque ferroviario de 5 pulgadas de los carrileiros de Foula, en Ourense. A bordo del tren vemos, tras Juan Gayoso a Carlos Barreiro Molinos, ex presidente de AVAFT, cuya muerte fue una terrible pérdida para todos. ©F.J.Gil
Habrá nuevos trenes históricos: en 2000, recorriendo el trazado Monforte-Lugo-A Coruña. En 2001, el estreno del tren del Museo de Monforte. En otros casos, organizados por la propia AVAFT, como las cenas en los coches tipo “Orient Express” los viernes en viajes entre Vigo y Ourense en vísperas de la VOR. En 2006, con ocasión del 125 aniversario del ferrocarril Vigo-Ourense organiza un acto de confraternización con las asociaciones de Ourense y un viaje a la ciudad de Las Burgas con visita al tren de los Carrileiros de Foula. Unos meses después, en la Estación Marítima de Vigo, ofrece una exposición sin precedentes de temática ferroviaria, con ocasión del centenario del Real Club Náutico y el 125 aniversario de la creación de la Junta del Puerto de Vigo y la llegada del ferrocarril a la ciudad, bajo el título “Vento y Vapor”, en la que miles de vigueses pueden disfrutar de una gigantesca maqueta en escala H0, propiedad de la asociación de amigos del ferrocarril de A Coruña y de magníficos ejemplares de locomotoras a escala de vapor vivo, funcionando por vías emplazadas a tal efecto.

La primera década del siglo XXI está llena de actividades y viajes. Algunos quedaron recogidos en Bielas, la publicación que se convirtió en virtual, y más recientemente a través de la cuenta de Twitter, red social en la que los seguidores de la AVAFT pueden estar al corriente de las iniciativas que se desarrollan.

Para quienes se acerquen hoy día a la sede de la AVAF, encontrarán sus maquetas totalmente funcionales tanto para trenes en corriente alterna como continua, analógica y digital en escala N y H0. Para las generaciones más jóvenes, tal vez sea éste el único lugar en el que tendrán ocasión de ver circular las composiciones históricas que pasaron por las vías gallegas, o disfrutar de un amplísimo fondo fotográfico de temática ferroviaria y una biblioteca especializada en la que realizar cualquier consulta sobre el presente y el pasado del ferrocarril. Aunque, para saber cualquier cosa de trenes, ni siquiera tendrían que buscar en los libros. Si juntamos media docena de socios, seguro que pueden contestar cualquier pregunta por estrafalaria que sea.

La otra cara de la historia

Desgraciadamente, incluso una historia llena de satisfacciones como es la de una asociación de entusiastas del ferrocarril y los tranvías, con unas cuentas saneadas, independiente y bien avenida, tiene su lado triste. En estos 35 años hemos tenido que despedir ya a algunos de nuestros compañeros: Antonio Rodríguez Fernández, "Toni", Carlos M. Barreiro Molinos y Carlos Casares. Nos han dejado, además del grato recuerdo de su amistad y camaradería, un importante legado: Toni, una maqueta que representa con orgullo a la asociación; Carlos Barreiro, un importante patrimonio fotográfico y de sabiduria ferroviaria y Carlos Casares una obra literaria y ensayística en la que no faltan evocaciones ferroviarias. 


Juan Gayoso, y José Ángel Reyes, presidente y secretario de AVAFT, respectivamente, manejan los controles de la maqueta. ©F.J.Gil
Salvador López, Juan Gayoso y Julio Fontán ven pasar un tren cementero. ©F.J.Gil
José Ángel Reyes y Carlos Pacheco desde el puesto de mando de la maqueta de la AVAFT.
La estación de Redondela, a escala en la maqueta de H0, mientras llega el expreso Estrella Rías Bajas.  ©F.J.Gil

No hay comentarios:

Publicar un comentario